Los Soldados de Cristo

Data del siglo XV y desapareció en los años 50, recuperándose en el año 2001. Su cometido es la custodia del Sepulcro y Monumento del Señor. Actualmente estos soldados, que son quince, visten traje de pana negro, sombrero de ala ancha del mismo color, una banda roja con un Corazón de Jesús a la altura del pecho y una lanza de gran tamaño que lleva en la punta grabadas alegorías del escudo de Budia.

El ingreso en la Hermandad se hace previa solicitud del interesado que después debe ser aprobada en asamblea general, excepto para aquellos hijos o hermanos de soldados fallecidos que tienen derecho al acceso directo.

Las obligaciones de los Soldados de Cristo empiezan el Domingo de Ramos, fecha en la que se reúnen en una merienda para establecer el orden de servicios de Semana Santa. A partir del Jueves Santo han de montar una cerrada guardia en torno al Sepulcro de Nuestro Señor. Otro acto a destacar, es la escena del triunfo de la Cruz sobre las lanzas. En esta escena, todos unidos en círculo con el abad en el centro, este levanta la Cruz y los soldados las lanzas.

Esta interesante hermandad debió exportarse por los tercios españoles a Italia, ya que se da la curiosa circunstancia de que en Taranto existe otra hermandad con costumbres muy similares.