Ermita de Santa Lucía y el Calvario de piedra

En la explanada situada en las cercanías del convento se encuentra la ermita de Santa Lucía, construida en el siglo XVII aunque su origen es anterior. El santuario consta de cuatro recios muros, tejado a cuatro aguas y portada de sencillo vano semicircular, todo ello sobre piedra caliza del entorno.

Junto a ella se alza el Calvario o Humilladero, elemento que tiene su origen en la contrareforma. Consta de un grueso muro de sillar que remata en molduras sobre las que se sustentan tres cruces, siendo más alta la central.