Ermita de San Roque

Esta ermita se encuentra a la derecha de la carretera que sube a la meseta, saliendo de Budia, y poco antes de llegar a la antigua fábrica de harinas. Está dedicada a la advocación de San Roque en recuerdo de alguna peste o enfermedad contra la que los budieros en su día hicieron voto.

Es de planta cuadrangular y su entrada está formada por un arco semicircular con dovelas y óculo superior. Guarda la puerta un pequeño atrio sustentado por dos columnas situado al final de un bonito paseo y acceso en pendiente. En su interior se guarda la talla de San Roque.